Día 279: Super Mario Odyssey

a.k.a.: Como recuperé mi fe en los videojuegos

Continue reading

Advertisements